CHILLÁN; Nuevas veredas lisas derriban a transeúntes y complican a la alcaldía



La Municipalidad de Chillán ordenó la detención de las obras de instalación de nuevas veredas en el centro de la ciudad, a raíz de casos de vecinos que han denunciado haber sufrido caídas en zonas de aceras lisas.

La iniciativa, financiada con fondos regionales por aproximadamente 4.000 millones de pesos, tiene un área de influencia entre las calles Carrera, 18 de Septiembre, Prat, Sargento Aldea y avenida Libertad, en una superficie de intervención de 27.212 metros cuadrados.

La paralización del hormigonado permitirá realizar análisis para la aplicación de aditivos antideslizantes, aun cuando desde la alcaldía resaltan que las obras cumplen con la normativa vigente.

A pesar de que hay estudios técnicos que avalan la textura de las veredas, lo que estamos haciendo son pruebas de campo con pinturas antideslizantes. Por lo tanto, hemos paralizado el hormigonado para hacer el análisis de lisura y un ensayo de pinturas y aditivos antideslizantes”, señaló el alcalde Camilo Benavente (PPD).

El jefe comunal indicó que, si la pintura antideslizante no funciona, existe otra alternativa, consistente en realizar “un peinado” a la superficie.

La autoridad aclaró que, en algunos casos, donde existen propiedades declaradas “patrimoniales”, por normativa se deben ocupar otro tipo de baldosas, las que por la pandemia se han visto retrasadas a su incorporación a las faenas.

Cuando se interviene la ciudad se producen problemas, incluso comerciales”, señaló Benavente, que agregó que actualmente las obras presentan un avance estimado del 40 por ciento.