REGIONAL; Organizaciones y comunidades vulnerables de todo el Maule reciben apoyo del FOSIS para mitigar los efectos de la pandemia



A lo largo y ancho de todo nuestro país el Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, está distribuyendo un total de 752 millones de pesos en favor de 376 organizaciones de base, a objeto de financiar iniciativas destinadas a mitigar los efectos originados por la pandemia en desmedro de comunidades vulnerables.

Dicho aporte se efectúa al alero del nuevo programa de este servicio gubernamental, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, denominado “Organizaciones en Acción” que financia distintas iniciativas por un monto de 2 millones de pesos, destinados exclusivamente a bienes, por cada beneficiario y que, en el caso del Maule, está favoreciendo por estos días a una veintena de agrupaciones y comunidades vulnerables.

Tal como explica el Director Regional del FOSIS, Alejandro Muñoz, este programa “brinda acompañamiento por un máximo de 4 meses, velando por la implementación de iniciativas que incluyen la entrega de insumos básicos de primera necesidad, tales como alimentos, medicamentos y abastecimiento de agua y balones de gas”. Cabe indicar que se excluye el pago de cuentas de servicios básicos como luz, agua, gas y otras cuentas atrasadas o vigentes.

El Seremi de Desarrollo Social y Familia, Felipe Valdovinos, añade que este nuevo programa creado por el Gobierno para abordar los magros efectos socioeconómicos a raíz del Coronavirus, “se enmarca en el Acuerdo de Protección Social y Recuperación de Empleos, que entrega apoyos a las organizaciones sociales de la sociedad civil que han tenido y tienen un rol fundamental en ayudar a los sectores vulnerables que se han visto afectados producto de la pandemia”.

Así es como ambas autoridades han estado recorriendo toda nuestra región para entregar personalmente este importante apoyo, el cual ha recaído en juntas de vecinos, comedores solidarios o clubes del adulto mayor que han tendido una mano a sus vecindades, barrios o comunidades para sortear las vicisitudes propias de la escasez de dinero, alimentos y oportunidades para salir pronto adelante.

Estos 2 millones de pesos por cada agrupación van destinados en una primera glosa a la compra y entrega de artículos de higiene, seguridad o protección y ayudas técnicas, artículos de aseo personal, pañales y otros similares, artículos de protección frente a la pandemia, ayudas técnicas auditivas, visuales y de movilidad en apoyo a la atención de personas con movilidad reducida y/o personas mayores, y abastecimiento de electricidad.

También abarca equipamiento de cocina para fines comunitarios. “Acá se incluyen utensilios de cocina como ollas, juegos de loza o cuchillería, así como la adquisición de equipos de cocina como refrigerador o cocina, entre otros, para el equipamiento de espacios comunitarios cuyo fin sea desarrollar acciones estrictamente sociales y de ayuda al prójimo”, puntualiza Muñoz.