MUJERES AL DÍA! Con Antonieta Morales



¡HOY POR TI Y MAÑANA POR MI!

Esta semana tuve el gran privilegio de conocer a una mujer que marcó mis pasos como Directora de esta fundación, me refiero a la Señora Anita, como le dicen aquellos más cercanos. Sin duda una mujer que ha vivido en base al esfuerzo, madre de tres hijos, alguna vez esposa, suegra y también abuela. La señora Anita tiene 98 años y probablemente vivió su vida preocupada de sus hijos, los mismos que hoy la desconocen…

A su edad ya poco ve, escucha solo por uno de sus oídos y por momentos se expresa con mucha dificultad. Lamentablemente la señora Anita ya no es capaz de valerse por sí misma y sus hijos si bien se mostraron apenados por la situación de su madre, hasta hoy no han sido capaces de hacerse cargo de ella y tomar la decisión clara de cuidarla y devolverle todo el amor que ella les entrego como madre.

Mientras estaba sentada a su lado y acariciaba su carita pálida y sus delgadas manos, al punto de sentir cada una de sus venitas en mis dedos, me preguntaba ¿Cuántas señoras Anita habrán en Chile?, hoy 2 de cada 10 chilenos es mayor de 65 años, mayoritariamente mujeres. En el 2050 seremos 3 de cada 10. La esperanza de vida en nuestro país es de 79 años y el 20% de los adultos mayores necesita de cuidados dependientes. La demanda de hogares de ancianos, ya no da abasto y muestra que en varios casos para algunas familias es más fácil dejarlas en otro techo y al cuidado de terceros, que dejarlas bajo el calor de un hogar y el amor de su propia familia.

Es común que en los talleres o jornadas de dialogo impartidas por nuestra fundación Prodemu, en los que participan adultos mayores, se presenten historias como esta, de falta de red familiar, abandono, soledad, depresión y falta de validación. Hechos tan terribles que deben sumar a nuestras preocupaciones diarias para hacerles frente como sociedad.

En este gobierno, nuestra Presidente Sebastián Piñera y Primera Dama sra. Cecilia Morel, han puesto a los adultos mayores en primera línea de sus programas, buscando promover un cambio cultural importante respecto de la mirada de las personas y las familias sobre el envejecimiento, a fin de verla de una manera inclusiva, positiva y saludable.

Existen varios servicios estatales que trabajan con adultos mayores en diferentes ámbitos, pero también en nuestra fundación nos hemos puesto un importante desafío, que acoge sus necesidades, los incorpora a nuestras diferentes líneas programáticas, los empodera, los reconoce, agradece lo que han dado por muchos de nosotros, realza sus características y fortalezas y los hace sentir parte activa de nuestra sociedad. Este desafío que yo lo he hecho personal, también el gobierno está comprometido con nuestros adultos mayores, en la columna de la semana pasada les hablé de corresponsabilidad y como pueden ver este tema también forma parte de ello… ¿por qué? Porque no depende solo de algunos, sino de todos y aqu¡í les habló principalmente a las familias, hay muchos adultos mayores por los cuales entidades como la nuestra puede hacer un cambio en ellos, pero y qué pasa con los que no pueden valerse por sí mismos y están en una cama dependiendo de otros? Este es el caso de mi querida sra. Anita que no puede dejar de causarme angustia y frustración de pensar que hoy está en el hospital sin saber si al salir será su familia quien la espere o una institución que la reciba.

Los adultos mayores merecen un trato digno, la Sra. Anita podría ser tu madre, tu abuela, tu hermana no sé…   pero necesita de nosotros, necesita amor, necesita de la conciencia de una sociedad cada vez más indolente y desapegada con lo que viven otros. También envejeceremos, eso no lo podemos olvidar…

Esta columna está dedicada a Anita y a su familia quienes aún están a tiempo para recuperar lo perdido. Hoy por tí mañana por mí.

Nosotras Podemos y Juntas Avanzamos

Antonieta Morales Herrera

Directora Regional

Fundación Prodemu