CONSTITUCIÓN; Trece localidades suscriben planes locales de prevención de incendios



En Constitución avanza la prevención de incendios forestales y rurales. Trece localidades de esta comuna acaban de suscribir planes locales de prevención, pasando a formar parte de la Red de Prevención Comunitaria, una instancia inédita en el país y que busca mejorar los niveles de preparación para enfrentar este tipo de emergencia, involucrando activamente la participación de distintos actores públicos y privados, como autoridades municipales, empresas forestales, eléctricas, Bomberos, Conaf y los propios vecinos de cada territorio.

Se trata de los sectores Forel, Carrizalillo, Carrizal, El Dollimo, Piedra del Lobo, Chacarillas, La Rueda, Quebrada Honda, El Litre, Las Cañas, San Ramón, Santa Olga y Maromillas, donde los vecinos se organizaron primeramente en Comités Locales para luego desarrollar un trabajo en terreno de levantamiento de riesgos asociados a incendios y posteriormente, suscribir los planes de prevención que les permitirá avanzar con las medidas para eliminar o mitigar esos peligros.

En el caso de San Olga, este comité involucra también a los sectores Los Aromos y Alto Los Morán, todos lugares devastados con los incendios de enero.

Estas trece localidades se suman al trabajo que ya llevaban adelantado sectores como Quivolgo, Villa Millauquén y Viento Sur, erigiéndose Constitución como una de las comunas de mayor participación comunitaria e involucramiento territorial en el ámbito de la prevención de incendios.

En general, entre las medidas que se adoptan, figuran la eliminación de vegetación bajo y en contacto con tendido eléctrico; la eliminación de vegetación cercana a las viviendas, con poda y retiro de combustible; erradicación de micro basurales; cierres perimetrales y confecciones de zanja; corta de árboles y retiro de desechos; mantención de patios y techos limpios de malezas y materiales leñosos; y la realización de talleres de prevención y de información sobre autocuidado y casa segura.

La idea central es generar mejores condiciones y niveles de preparación ante este tipo de emergencia, desarrollando reuniones informativas y de capacitación, y también trabajo en terreno para identificar riesgos, definir medidas de mitigación y adoptar soluciones a los problemas observados.

El objetivo es propender a reducir la ocurrencia de incendios, la inseguridad y la potencial afectación de las viviendas y enseres de la comunidad.

El trabajo colaborativo que se ha logrado en la Red de Prevención Comunitaria es muy importante. Al inicio no sabíamos cómo iban a reaccionar las comunidades que habían resultado afectadas en los incendios de enero pasado, pero nos hemos encontrado con comunidades realmente resilientes, que quieren y necesitan participar de su seguridad, que quieren actuar en su entorno cercano y están ávidas de conocimiento, acompañamiento y capacitación. Y eso se logra trabajando en red. Ellas nos están mostrando cómo trabajar en alianzas y por eso estamos optimistas de lo que se está logrando”, señaló Rodrigo Neuenschwander, Jefe de Asuntos Públicos de Arauco, una de las empresas participantes en este trabajo mancomunado de prevención.

En Carrizal, donde viven alrededor de 170 familias, Rosa Chamorro, presidenta de junta de vecinos del sector y quien encabeza el Comité de Prevención, ha visto un buen desarrollo de la iniciativa. “Las personas que vienen a hacer las charlas nos tienen bien motivados y cada vecino ha estado limpiando y preparándose. Esto es más participativo que antes porque nunca pensamos que nos iba a suceder lo que ocurrió. Hemos tenido hartas charlas y ha sido muy bueno”, dijo.

En Forel, son cerca de 15 familias las que están participando en el Comité de Prevención. Su representante, Luis Alberto Rojas, sostuvo que “ha sido bueno, ha servido muchísimo para la comunidad. Las personas se han involucrado, pero no todas porque hay algunas que todavía están afectadas con lo que pasó. Algunos han limpiado alrededor de sus casas y Arauco hizo un cortafuego en su predio”.

En tanto, en San Ramón -donde viven más de 800 familias-, también se ha estado trabajando en el ámbito de la prevención. Rigoberto Herrera, quien lidera el Comité Local de Prevención, y que además tiene más de una década de experiencia en este tema de prevención junto a las empresas forestales, indicó que “es bastante positiva la iniciativa que se tomó considerando la tragedia de que todos conocemos”, recordando que el verano último, San Ramón se salvó del fuego gracias a la acción coordinada de decenas de vecinos que lograron hacer un kilométrico cortafuego.  Al mismo tiempo, llamó a las autoridades a visitar el sector dada la preocupación que existe por la cantidad de aserraderos y la acumulación de desechos forestales, que -sin un mayor control-, podría transformarse en una “bomba de tiempo”, dijo.

  • MAULE Y BIO BIO

Este trabajo de prevención comunitaria se está llevando adelante en numerosas localidades del Maule y del Bío Bío, con el propósito de generar mejores condiciones y niveles de preparación ante este tipo de emergencia, desarrollando reuniones informativas y de capacitación, y también trabajo en terreno para identificar riesgos, definir medidas de mitigación y adoptar soluciones a los problemas observados.

Tan solo en el Maule se está llevando adelante en, al menos, otras 30 localidades, de más de diez comunas de la región, evidenciando a la fecha distintos grados de avance, pero siempre con la entusiasta participación e involucramiento de muchos actores que ven en este modelo, el establecimiento de una verdadera red de prevención comunitaria, que les permita estar mejor preparados para futuros siniestros.